DOSPOEMASDOS – Stella Marys Darraidou

STELLA MARYS DARRAIDOU

 

Se acerca silencioso

como suspendido por los hilos

de una marioneta

verde, azul, gris

verdeazul

busca con el pico

el centro de las flores

contengo la respiración

y la tarde se vuelve sutil

como su vuelo.

Quiero volverme invisible.

 

El tiempo no es hacer círculos con la mirada

detrás del segundero

ni arrancar con desgano las hojas gastadas

de un almanaque.

Dudo que sea el tiempo un correr sin sentido

una palabra hueca, una falta de abrazo.

El tiempo no es una mirada vacía

un escalofrío en vano

crujir de dientes desolados.

El tiempo se detiene y dice cosas al oído

esas tardes insoladas de amigos y esas noches borrachas de guitarra.

No pasa no transcurre no importa.

Se desvanece en una piel

se esfuma entre caricias

se hace silencio de besos

se alimenta de sed.

El tiempo dura lo que se tarda en romper la ola

en llegar una voz

en abrir un sobre

y en leer la carta.

El tiempo puede correr entre el vértigo del tránsito de las ocho

y una tarde de llanura donde se ve todo el horizonte

pintado de gallinas blancas

con el sonido de la rueda de un molino al viento.

Es un cuento con voz de abuelo bajo un cielo estrellado.

El tiempo es eso. Es en colores. Es adentro.

Anuncios